SI NO ES AQUÍ, ¿DONDE?

Nunca es el momento perfecto para hacer aquello que no nos apetece hacer, aunque sepamos que debemos hacerlo.

·

Nunca es el lugar perfecto para hacer aquello que no nos apetece hacer, aunque sepamos que debemos hacerlo.

·

Nunca somos la persona perfecta para hacer aquello que no nos apetece hacer, aunque sepamos que debemos hacerlo.

·

Por eso el mejor momento es ahora, el mejor lugar aquí y la mejor persona eres tú.

·

Muchas veces debemos forzarnos para hacer aquello que debemos hacer, aunque no nos apetezca.

·

A menudo esta característica es la que marca la diferencia entre los resultados de las personas, el ser capaz de ponerse en marcha justamente cuando menos nos apetece.

·

EL AUTÉNTICO ÉXITO ES ESTAR EN PAZ CON TU PROPIA VIDA

Sin duda este es el éxito que deberíamos perseguir todos, el poder estar en paz con lo que somos, con lo que hacemos y con lo que tenemos, y esto no quiere decir resignación sino aceptación.

·

Una vez aceptamos nuestra realidad, es legítimo que queramos mejorar todo lo que podamos, pero es importante que lo hagamos siempre estando en paz con nuestro presente, y satisfechos con lo que somos hacemos y tenemos, lo demás es perseguir zanahorias para llenar vacíos.

·

Si nos somos felices con lo que somos, con lo que hacemos y con lo que tenemos, nunca lo seremos con lo que creemos que nos falta.

·

APROVECHA LA OLA

Cuanto más voy avanzando en esta vida más me voy dando cuenta de que todo es cíclico, a veces me toca estar encima de la ola y otras veces revolcándome  bajo el agua.
Cuanto más voy avanzando en esta vida más me voy dando cuenta de que todo es cíclico, a veces me toca estar encima de la ola y otras veces revolcándome  bajo el agua.

Se que por muy bien que esté ahora, en algún momento se torcerá algo importante y sufriré, así que toca disfrutar de dónde estoy, tal y como estoy, con lo que tengo y con lo que soy.

Asimismo, puede que en este momento estés sufriendo, en estos momentos mucha gente está sufriendo, si eres uno de ellos piensa que por muy mal que estés ahora, llegará un momento en el que todo se pondrá en su sitio y lo gozarás, así que relativiza.

Cuando estamos atravesando una situación dura es cuando se nos presenta la gran ocasión de aprender, es ahí cuando podemos hacer un trabajo de verdad para trascender algo y que no vuelva a repetirse, aunque nos cueste, aunque sea entonces cuando menos ganas tengamos de trabajar y de trascender algo.

Después de la tormenta siempre vuelve la calma, y además, cuando vuelve a salir el sol el paisaje suele ser precioso.

Unas preguntas que suelen ayudarme a mi cuando estoy atravesando un momento así son: ¿Qué será esto dentro de un año? ¿y dentro de cinco? ¿y dentro de cien?
Mi experiencia me ha demostrado que el camino para poder salir de un momento complicado pasa por tres pasos, aceptación, aprendizaje y trabajar en lo que está en mi mano para acelerar el proceso, porque como decía QUEEN ya hace algunos años en una de sus grandes canciones, “show must go on”, ahora más que nunca.
Cuanto más voy avanzando en esta vida más me voy dando cuenta de que todo es cíclico, a veces me toca estar encima de la ola y otras veces revolcándome  bajo el agua.

Se que por muy bien que esté ahora, en algún momento se torcerá algo importante y sufriré, así que toca disfrutar de dónde estoy, tal y como estoy, con lo que tengo y con lo que soy.

Asimismo, puede que en este momento estés sufriendo, en estos momentos mucha gente está sufriendo, si eres uno de ellos piensa que por muy mal que estés ahora, llegará un momento en el que todo se pondrá en su sitio y lo gozarás, así que relativiza.

Cuando estamos atravesando una situación dura es cuando se nos presenta la gran ocasión de aprender, es ahí cuando podemos hacer un trabajo de verdad para trascender algo y que no vuelva a repetirse, aunque nos cueste, aunque sea entonces cuando menos ganas tengamos de trabajar y de trascender algo.

Después de la tormenta siempre vuelve la calma, y además, cuando vuelve a salir el sol el paisaje suele ser precioso.

Unas preguntas que suelen ayudarme a mi cuando estoy atravesando un momento así son: ¿Qué será esto dentro de un año? ¿y dentro de cinco? ¿y dentro de cien?
Mi experiencia me ha demostrado que el camino para poder salir de un momento complicado pasa por tres pasos, aceptación, aprendizaje y trabajar en lo que está en mi mano para acelerar el proceso, porque como decía QUEEN ya hace algunos años en una de sus grandes canciones, “show must go on”, ahora más que nunca.

Que bien sientan los años…

Pronto voy a cumplir 50, cada año que cumplo es como una graduación en ciertos aspectos de mi vida, cada año me siento mejor que el anterior, más centrado, más íntegro, más coherente y con mucha más paz interior.
·
Hoy te quiero compartir un texto que me encanta y que en mi opinión tiene mucho que ver con cumplir años.
·
No sé si serán los años, pero he bajado el volumen de lo que escucho y he subido el volumen de lo que siento,
me gusta más que nunca ver cuando anochece y cuando amanece,
disfruto como nunca el sabor de un buen café, un buen vino,
una grata compañía y una bella canción,
el calor de una mirada, el de un buen abrazo, el sabor de un beso…
No sé si serán los años pero creo que empiezo ver la vida tan bonita como realmente es.
·
Y que cumplamos muchos más 

😉

Unas veces se gana y otras se aprende

Muchas veces el miedo a equivocarnos no nos deja intentarlo y nos perdemos una gran oportunidad, pero el error no existe, lo que existe son resultados inesperados que no concuerdan con nuestras expectativas.
·
El resultado es tan solo un resultado, que si no concuerda con nuestras expectativas debe convertirse en un aprendizaje para volver a intentarlo de otra manera. Cuando lo vemos así, lo que antes considerábamos un error, se convierte en algo extremadamente útil.
·
Pensar que hemos cometido un error nos genera unos sentimientos que siempre son limitantes, sin embargo, si lo consideramos simplemente como un resultado que no concuerda con nuestras expectativas, nos abrimos a experimentar de nuevo aprovechando la experiencia de lo anterior, y por tanto, dando muchas más posibilidades a que el resultado esta vez acabe estando más acorde con nuestras expectativas.
·
Visto desde este prisma, cuantos más “errores” cometamos, más posibilidades tendremos de conseguir los resultados deseados, así que adelante, aprovecha todas las horas del día de hoy para cometer el máximo número de “errores” que puedas.
·
Existe algo mucho peor que no haberlo conseguido, no haberlo intentado.

¿Qué planes tienes?

Hace algún tiempo tuve el privilegio de entrevistar a Anita Moorjani, no se si la conoces pero tiene un libro y una charla TED muy famosa titulada “Morir para ser yo”, en la que cuenta su experiencia de recuperarse en apenas un mes de un cáncer muy agresivo, cuando había llegado a pesar tan solo 30 quilos, estando en coma inducido y teniendo tumores como limones en su sistema linfático.
·
Recuerdo el abrazo y la charla con esa mujer como algo muy especial, por la paz que desprendía y por la humanidad y sabiduría que destilaban cada una de sus palabras.
·
Recuerdo también que le pregunté cuál creía que era el factor clave de las remisiones de ese tipo y me dijo “fíjate en la palabra RE MISIÓN” reconectarte con tu misión, ahí está la clave. Cuándo estamos conectados con nuestra misión de vida somos capaces de lo que sea”
·
La humanidad entera se ha ido desconectando de su misión en estos últimos decenios, destrozando al planeta y desconectando de lo que es realmente importante, la solidaridad, el gozar de la libertad, de la fraternidad, de la igualdad, en definitiva, desconectando de lo que es la esencia de la vida.
·
Ahora la humanidad está casi en coma, la vida nos para y nos invita a reflexionar. Estoy absolutamente convencido de que la única salida a lo que estamos viviendo es esta, desacelerarnos, desacelerar la economía, RE CONECTARNOS con nuestra misión, tanto individual como colectivamente, con el fin de recuperar la esencia de lo que es la vida.
·
¿Qué planes tienes tú mientras vives todo esto? ¿Qué planes tienes tú para cuándo termine todo esto?, RE CONECTA CON TU MISIÓN

Saquemos el plomo de la mochila

Supongo que habrás vivido alguna vez la sensación de andar por el monte con una mochila, al principio la sientes en tu espalda, pero al cabo de un rato, a no ser que sea muy pesada, apenas te das cuenta de que la llevas puesta.
·
Asimismo, todos llevamos puesta una mochila de creencias que configuran nuestra verdad, lo que está bien y lo que está mal, lo que se debe hacer y no se debe hacer, lo que debemos decir y lo que no etc… Estas creencias nos llegan por tres vías, la educación que recibimos de padres y maestros, el entorno sociocultural en el que nacemos y crecemos y las propias experiencias de vida.
·
Cada creencia que tenemos define nuestras experiencias, pero a a su vez, cada experiencia no hace más que reforzar nuestras creencias, así que estamos en un circulo vicioso del que nos cuesta salir. Algunas de estas creencias nos limitan de manera evidente, y si no nos paramos a trabajarlas para borrarlas de nuestro subconsciente, nuestras respuestas automáticas seguirán reforzándolas y seguirán limitandonos de por vida.
·
Aprovechemos estos días para parar un momento y sacar el plomo que llevamos en nuestras mochilas, trabajemos en todas aquellas creencias que nos limitan, que impiden que vivamos la vida que tú deseamos, así podremos seguir nuestro trayecto más liger@s y acelerar el paso para andar hacia la vida que anhelamos tener.

La soledad, el mejor regalo o el peor castigo

Estamos viviendo unos momentos en los que muchas personas se encuentran en la situación de tener que vivir confinados en soledad, a menudo esto resulta muy duro.

Pero también existen muchas personas que se encuentran en la situación de tener que vivir confinados con alguien, y eso, también puede resultar duro.

Del mismo modo que la soledad escogida es un auténtico regalo, la soledad obligada puede ser el peor de los castigos.

Somos seres sociales y necesitamos interrelacionarnos con los demás, pero también somos seres individuales que necesitan su espacio de encuentro consigo mismos.

Existe una gran diferencia entre estar sol@ y sentirse sol@, todos hemos vivido momentos en la vida, en los que estando entre multitudes nos hemos sentido solos y estando en soledad no nos hemos sentido tan solos. Por suerte, a día de hoy hay más medios que nunca para estar en contacto con las personas, aunque no las tengamos físicamente a nuestro lado, sé que no es lo mismo, pero sin duda esto puede hacer mucho más llevadera nuestra soledad no escogida.

En mi opinión, lo que marca la diferencia entre estar solo y sentirse solo, es la calidad de relación que hayamos forjado con nosotros mismos, y el vínculo que podamos seguir manteniendo con los demás, a pesar incluso de que no estén con nosotros físicamente. Del mismo modo, poder convivir en armonía con alguien, depende de la calidad de la relación que mantengamos con las personas de nuestro entorno.

En momentos como los actuales, se pone en relieve más que nunca la necesidad de desarrollar excelentes relaciones con un@ mism@ y con los demás, pues de ello va a depender en gran parte nuestra felicidad y nuestra paz interior.

Ojo con salirte del rebaño…

Cuando una oveja se sale del rebaño se altera la paz, el pastor grita y hace gestos, los perros empiezan a ladrar y a perseguirle, si hace falta le muerden las patas, la cuestión es que vuelva al rebaño lo antes posible.
·
Los humanos hacemos lo mismo, en cuando alguien se sale del rebaño nos sale el pastor que llevamos dentro y lanzamos nuestros perros a modo de crítica, intentando que la oveja vuelva al rebaño cuanto antes.
·
Por suerte, a veces la oveja logra despistar al pastor, al perro y al propio rebaño, y se da cuenta de que al final no hay tantos lobos como le decían, se da cuenta de que se puede vivir fuera del rebaño y que además, se vive mejor que dentro del rebaño, más libre, decidiendo en cada momento dónde quiere ir y creando su propia vida.
·
Y tú, ¿sigues en el rebaño o ya saliste? ¿cuál es tu pastor? ¿cuáles son tus perros? ¿cuáles son tus lobos?